Email: info@ongvoluntariado.org
Telf +34 695686817
  Contáctanos
                  English



Testimonios de Voluntarios

 

 

Marta: "Tras muchos años queriendo realizar un voluntariado internacional, el pasado verano se dieron todas las circunstancias para que al fin pudiera alcanzar un gran sueño. Muchas dudas e incertidumbres se pasan por la cabeza ante esta idea, y es aquí donde ONGVoluntariado hace una gran labor, atendiendo rápida y eficazmente a todas aquellas preguntas que pudieran surgir, y guiándote y orientándote durante todo el proceso, muchas gracias por ello.
Una vez me dijeron que vivir un voluntariado de este tipo, te abre la mente, te llena el alma y te nutre como persona, y  ahora, tras varios meses de mi regreso, con los pies en mi realidad rutinaria, puedo decir que ésta es una gran verdad. Muchas experiencias y sentimientos encontrados, recuerdos y momentos vividos que se quedaran para siempre conmigo, personas que marcan y llegan muy adentro, junto con un país tan precioso como es Nicaragua hace que sólo tenga palabras bonitas para describir esta experiencia, y que aquellos malos momentos, porque en toda experiencia siempre los hay, pasen a un último plano.
Agradecer a todas las personas que he conocido por todo lo aprendido con y de ellas, y en especial a Conso, fiel compañera, con quien inicié esta gran aventura".
 
                                                            
                                                                              - 20 Octubre 2017 - 

Ane: "Gracias a ONGVoluntariado he vivido una experiencia increible. Desde el principio me gustó por la forma de explicar las cosas, me ofrecieron toda la información y dieron respuesta inmediata a todas mis dudas.

Hablando de mi experiencia personal en Nicaragua, además de descubrir esta gran escuela, he tenido la oportunidad de visitar sitios increibles. Los días, semanas o meses se vuelven muy intensos. No sabría con que momentos quedarme porque la gente que he conocido y los momentos vividos con ell@s son increibles e inolvidables!
 
Una de las cosas que tenía muy presentes fue el consejo de Mario de no pensar que por compartir el idioma vas a compartir otros muchos rasgos culturales porque así es, lo único que tienes en común es el idioma. Esto te confunde, porque las diferencias culturales se vuelven mas chocantes. Sin embargo, hace que la experiencia se vuelva más enriquecedora.
 
Os animo a vivir una de estas experiencias con ONGVoluntariado, realmente merece la pena!"
 
                                               
 
                                                                                   - 25 Sept 2017 -

Juan: "Llevaba casi 32 años de mi vida sin hacer cosas que yo considerase distintas, arriesgadas, fuera de lo habitual. Y me decidí.
A hacer un viaje en el cual tenía demasiadas expectativas en diferentes aspectos, y un mes después de regresar, he de decir, que ya estoy pensando en el siguiente viaje!!
No sé a donde y cómo, si sé que será pronto y que tendrá que ver con hacer un voluntariado, ¿el motivo?
Como persona adquieres un aprendizaje, que creo que no es comparable con casi nada en la vida, ni siquiera algo malo que te pase, pues este viaje, a mi, me ha aportado como persona más que muchos de los peores momentos de mi vida.
Además es una experiencia a nivel personal bastante positiva, es decir, no es que conozcas a otras personas, es que creas una conexión emocional conociéndolos de días, que tardas meses o años en tu entorno habitual.
Además viajas… No es lo más importante, pero es casi imprescindible en los fin de semanas que tienes libres, yo he conocido un país maravilloso, Nicaragua, que espero volver a visitar.
Y concretamente sólo con el voluntariado y la cultura de Nicaragua, diría que, allí valoran las relaciones entre personas mucho más, el día a día, lo que tienes, y no lo que te falta. Diría que, de lejos, es una sociedad más feliz que cualquiera occidental, y claro, esa sensación y sentimiento, te lo contagian.
Y cuando llegas a España, casualmente, tu escala de valores y prioridades en la vida, ¡ha cambiado!
No creo que a todos les aporte lo mismo, hay gente que les ha aportado mas y gente que menos, no vas de turismo y menos aún con comodidades, pero si quieres que te sirva, lo importante, para quien se anime, es dejarse llevar, abrir el corazón y no arrepentirse de lo que no hizo en su viaje.
Me llevo de allí, principalmente a varias personas de allí, que sé que volveré a ver, pero que me gustaría que estuvieran en mi vida y no a la distancia que están y a varios voluntarios con los que me gustaría no perder el contacto, son personas buenas, difíciles de encontrar y es fácil sentirte cómodo en un ambiente así.
Hay varias personas que he conocido en el proyecto de educación inclusiva en Nicaragua, que han llegado a mi corazón, que considero como de mi familia y que les deseo todo lo mejor. Estos dos meses han sido muy tuanis ;)
Concretamente sobre el voluntariado en el proyecto de educación inclusiva en Nicaragua, he vivido muy buenos momentos, y con todo esto, aconsejo vivir intensamente el voluntariado, involucrarse en el proyecto, hay gran diferencia en las experiencias según el grado de implicación.
Además he conocido a personas maravillosas, sencillas, especiales y honestas. He estado en el día a día ayudando en la educación de los niños, he conectado con algunos de una forma tan especial,... y parte de mi corazón se ha quedado allí .
Gracias especialmente a Mario, por ser un buen guía para que todo salga bien, a Jahima, por ser así , a tod@s los trabajadores de la escuela, y como no, a todos los voluntari@s con los que he compartido tanto..."
 
                                                           
                 
                                                                                          - 15 Sept 2017 -                  
 

Araceli: "Sin lugar a dudas de las experiencias más bonitas que he vivido hasta ahora. Viaje de miedo y emoción a partes iguales, incertidumbre...pero nada que 6 botes de anti mosquitos no pudieran solucionar.
 
Que hay Torres de Babel en cualquier lugar capaces de edificarse cuando hay ganas de comprenderse, que se mezclen personas tan diferentes y con un mismo fin y sobretodo una misma fascinación por los animales es enriquecedor.
Que el mundo de las tortugas marinas es asombroso y triste al mismo tiempo, que es increíble la intuición animal y que presenciar tras tres horas recorriendo la playa a oscuras, la salida de una tortuga verde a las 21:40h de un 31 agosto para desovar 113 huevos no tiene precio ni en colones, ni dólares ni euros.
 
Que me llevo momentos y anécdotas sin red ni wifi, personas tan diferentes que te hacen plantear tu mundo, amaneceres y atardeceres como en ningún otro sitio, que no hay cielo más estrellado que el de Costa Rica, diluvios universales donde parece acabarse el mundo y que la vegetación puede llegar a ser muy salvaje e inquietante.
 
Gracias a ONGvoluntariado por toda vuestra labor y por hacer que este viaje fuera tal y como me lo imaginé.
 
Volveré seguro para comerme el resto del país con sus frijoles, arroces, yucas y demás manjares y porque creo que me dejo tanto por descubrir que no es justo...
Pura Vida! "
 
                                                                 
 
                                                                                 - 15 Septiembre 2017 -

Almudena: "Llegué a Guatemala un jueves por la noche y al dia siguiente conocí la que sería mi casa durante tres semanas. Dada mi profesión (enfermera), trabajaría entre el centro de salud, un proyecto de niños en estado de mal nutrición, y por último, impartiriamos charlas de salud al club de madres del colegio.
 
Lo que en un principio me pareció totalmente ajeno y extraño se fue convirtiendo poco a poco en mi hogar: a primera hora de la mañana los más pequeños eran pesados y bañados para el correcto seguimiento del estado mutricional, el dia proseguía con una manta de juegos y mucha mucha energía para derrochar con ellos; observaba poco a poco como aquellos que apenas podían sostener la cabeza en mis primeros días, comenzaban a sentarse y a interactuar con los demás con sus risas y palmas. En el centro de salud el trabajo consistía en atender en consulta a las necesidades de la población de los alrededores y tratar las dolencias con los medicamentos que se contaban en aquel momento; la doctora daba consejos naturales muy interesantes y efectivos además de la  química habitual; aprendí mucho acerca de las patologías propias de la zona y su tratamiento con los recursos que contaban. Los martes y miércoles a la tarde se producía el feedback más bonito y enriquecedor, el club de madres se reunía en torno a nosotras para tratar temas como: nutrición infantil, reproducción y autoestima; la participación de las mujeres era muy fuerte y sus ansias por aprender y crecer también, lo que nos hacía sentirnos muy realizadas y felices en aquel pequeño lugar. Volveré y volvería mil veces porque además de crecer profesionalmente, he crecido como persona al ser mas consciente del mundo. Muchas gracias  a ONGVoluntariado y a su coordinador en Guatemala por brindarme la oportunidad de vivir esta experiencia y a aquel país y sus gentes por volver a casa totalmente enamorada"
 
 
                           
 
                                                                                    - 12 Sept 2017 -

Alberto: "Desde el primer momento me enamoré del proyecto, me recibieron genial ,y poco a poco me iba haciendo a la vida en la aldea del proyecto , la experiencia fue increíble , agradecer a la directora y a las mamitas el trata  que me dedicaron y a los niños y niñas de la aldea ,el amor que me dieron ; y desde aquí animo a todos a que vayáis a Perú ,si buscáis un lugar donde poder ayudar , pues necesitan personas sobre todo para que pasen tiempo con los niños (hablando , jugando , escuchando ……), no podré olvidar mi experiencia, además de algunas excursiones que pude hacer a sitios increíbles ( Machu picchu, Valle Sagrado…….)"

 

                                                      

                                                                               - 5 Septiembre 2017 -


Ana: "Ha sido una experiencia totalmente distinta a cualquier otra. Tuvimos un cambio radical en la forma de vivir, pasas de estar acostumbrado a vivir en la ciudad, a vivir en medio de la selva, con las condiciones básicas. Tienes que acostumbrarte a la nueva dieta, sin carne ni pescado. Pero merece la pena.

 
Es una gran satisfacción cuando liberas a los tortugas-bebé al mar, y cuando después de estar horas andando por la playa que ya notas el cansancio te encuentras con una tortuga a la que tienes que ayudar mientras pone los huevos y luego llevarlos rápidamente al vivero para enterrarlos.
 
En mi caso. La mejor experiencia de todas es cuando nacen las tortuguitas, y luego las llevas a la playa a liberarlas al mar.
 
Recomiendo totalmente esta experiencia, y si en algún momento puedo volver a realizar este voluntariado, volvería a hacerlo"
 
                                                               
 
                                                                                     - 1 Septiembre 2017 -

Leticia: "Comencé esta experiencia con mucha ilusión y mucho miedo a la vez, ya que era la primera vez que hacía un voluntariado y me enfrentaba a viajar sola a un país desconocido. Llegué a Guatemala por la noche y al día siguiente conocí a mis compañeros de casa y comencé en el proyecto de bebés desnutridos, desde ese día Antigua se convirtió en mi hogar. Puedo decir que ha sido la experiencia más bonita de mi vida. Pasaba la mañana en el proyecto ayudando a las enfermeras a cubrir las necesidades básicas de los bebés y jugando con ellos, por las tardes salía con el resto de voluntarios y los fines de semana conocía los increíbles lugares que tiene el país. Gracias a ONGVoluntariado y al coordinador local por hacer esto posible y por darte en todo momento apoyo y tranquilidad"

 

                                                        

                                                                                  - 30 Agosto 2017 -


Conso: "Mi nombre es Conso, y he participado en el proyecto de Educación Inclusiva en Nicaragua.
 
Este ha sido mi primer voluntariado internacional, aunque perseguía esta idea desde hace años. Lamentablemente los miedos, las circunstancias del momento, las dudas y la incertidumbre que todo el trámite genera siempre me frenaban.  
Afortunadamente una amiga y compañera de viaje contactó con ONGVOLUNTARIADO y a partir de ahí todo aquello que me frenaba se fue convirtiendo en una motivación. Se agradece la claridad, la sinceridad y la utilidad de todas aquellas recomendaciones, la gestión y la atención  continua que se realiza por vuestra parte, es un apoyo fundamental/esencial para todos aquellos que estamos intentando llevar a cabo una experiencia de este tipo.
Tenía ganas de narrar y comprobar que el viaje finalizaba igual de bien que empezaba y puedo confirmar que ha sido mucho más. Al final te das cuenta que no es tan sólo un voluntariado internacional, sino que implica integrarte, adaptarte y conocer una cultura totalmente diferente a la tuya.  Significa compartir experiencias y el día a día con personas que no conoces de nada  y que al final se convierten en tu familia, en tus amigos. Significa crecer, aprender conocerte a ti misma, asombrarte, superarte…
No quiero decir con esto que todo haya sido de color de rosa y tengo que reconocer que en más de una ocasión (y en más de dos...) pensé “¿qué hago yo aquí?”,  pero esos momentos son inmediatamente superados cuando miras a tu alrededor  y ves una sonrisa,  sientes una caricia, recibes un dibujo o sientes el apoyo de un compañero. Y es curioso, porque es ahí cuando realmente te das cuenta de la afortunada que eres por estar viviendo esa experiencia.
 
No me gustaría finalizar sin animar a todas las personas que están indecisas; ¡contactar, preguntar, indagar y no os quedéis ni con las dudas ni con las ganas!Y por supuesto sin agradecer a todos aquellos que han compartido conmigo esta aventura y que han hecho que sea tan especial..."
 
 
                              
 
                                                                                     -  25 Agosto 2017 -                                 
 

Sara: "Tras pasar un mes como voluntaria en el Proyecto Educativo de niños de capacidades especiales en Guatemala, no tengo palabras suficientes para agradecer a todas las personas que han formado parte de esta experiencia. Tanto la organización de ONGVoluntariado, como los profesionales del centro, mis compañeros voluntarios y hasta los propios niños hicieron que desde el primer momento me sintiera parte de ese proceso de aprendizaje que todos compartimos. Fuera del proyecto, me encontré con un país maravilloso con miles de rincones por descubrir, y personas agradables siempre dispuestas a darlo todo con una sonrisa. Gracias, Guatemala, gracias ONGVoluntariado"

 

                                          

                                                                                 - 20 Agosto 2017 -


Pedro: "He tenido la oportunidad de vivir una experiencia increíble siendo voluntario en un centro de Acogida en Cusco. Emprendo mi viaje solo y con ciertos miedos e incertidumbres ya que no sabes del todo muy bien qué te encontrarás al llegar, mi grata sorpresa fue que, desde el primer momento en que piso la ciudad, en ningún momento me sentí así. Fuí acogido inmejorablemente tanto por una familia cusqueña que abre las puertas de su casa, como por el grupo de voluntarios y voluntarias que allí íbamos a convivir durante mi estancia. Grupo que, al poco tiempo y a base de cariño, se convierten, prácticamente, en tu familia el tiempo que pasas allí. No puedo estar más agradecido de poder haber podido compartir experiencias de este maravilloso viaje con este grupo de personas magníficas.
 
Más tarde, conozco el proyecto, ubicada a unos 40 minutos en bus desde la casa de residencia. A partir de aquí la experiencia no para de ir a mejor: encuentro un sitio donde un grupo de grandes profesionales, con muy poquito, son capaces de estirar muchísimo para sacar muchas sonrisas a niños y niñas que únicamente merecen lo mejor. Es inevitable llegar a sentir mucho amor por las mamás y sus hij@s, ya que desde el momento que entras por la casa te reciben con todo su cariño.
 
Agradezco también a ONGVOLUNTARIADO por la continua disponibilidad para atender cualquier consulta y su preocupación porque el voluntario se sienta lo mejor posible tanto antes de viajar como durante la estancia allí.
Me voy de Perú con la sensación de traerme de vuelta trocitos de muchas personas que me han ayudado a hacer posible un sueño. Espero seguir repitiendo experiencias así, y por esto recomiendo muchísimo esta forma alternativa de hacer turismo y conocer un país (puedes coordinar perfectamente turismo y voluntariado) y sumergirte en una cultura".
 
 
                                                                            
 
                                                                                     - 15 Agosto 2017 -

Joan: "Una buena decisión fue la de realizar un voluntariado independientemente de los motivos personales que me llevaron a ello. Una aventura que me permitiera alejarme de una realidad que nunca hubiera pensado vivir. Se iniciaba con un interrogante, el desconocimiento siempre supone estar receloso y decidí dar el paso. Después de algo más de tres semanas, puedo decir que he recibido mucho más de lo que he dado, desde mis peques en la casa de mamis y sus bebés, hasta mis niñas del internado dónde intentaba orientarlas hacia sus pruebas de acceso a la universidad.

Y no sólo todo ese amor y agradecimiento de toda esa familia cuzqueña con realidades tan dispares, sino que también toda la otra familia de voluntarios que me encontré y quienes me acogieron desde el primer día como si ya me conocieran desde siempre. Con ellos era fácil todo, nos preocupábamos el uno por el otro y uno mismo se entregaba con los recién llegados para que pronto se sintieran integrados.
Una auténtica pasada, tuve muchísima suerte con todos ellos; desde Virginia y Mari Carmen que me acompañaton desde Madrid y que ya forman parte de mi vida; Marta, una niña recién salida de la universidad y con quién compartí 15 días de risas y que fué mi luz durante ese tiempo, Alberto y Pedro, amigos y compañeros de habitación, Arlen, Zoa, Bea, Esther, Marisa, Judit, Marina, Pilar, etc etc etc
A todos ellos, muchas gracias" 
 
 
                                                                   

                                                                                                    - 14 Agosto 2017 -


Sara: "Mi experiencia como voluntaria ha sido buenísima. Desde el primer día he tenido la certeza de estar aportando mi granito de arena al proyecto. Tanto las coordinadoras como las maestras me han tratado genial, y los niños se han portado estupendamente conmigo desde el primer día. He intentado ayudar en todo lo que se me pedía y no ha habido un momento en que estuviera parada. Siempre hay algo que hacer y algo que aportar. En general, el proyecto ha cumplido con todas mis expectativas y volvería a repetir sin duda mi experiencia de voluntaria"

 

                                

 

                                                                               -  10 Julio 2017 -


Carolina: "Mi experiencia de voluntariado en Guatemala será un bonito recuerdo para la vida. Me quedo sobretodo con la inocencia de los niños, con las ganas de conocerte, con la ilusión por aprender un nuevo juego, con la paciencia de las maestras. Solo aprovechar una vez más para dar las GRACIAS al proyecto, la organización y la familia que me acogió esta oportunidad.
 
Te cuesta mucho despedirte pero te anima pensar que vendrán nuevos voluntarios que vivirán tu experiencia y harán que estos peques no dejen de sonreír y sorprenderse. Quien no arriesga no gana, y participar en un voluntariado tienes mucho por ganar y nada que perder, no te lo pienses más"
 
                                                         
                                   
                                                                                 - 5 Abril 2017 -
 

Rosa: "Hace muy poquito tuve la gran oportunidad de involucrarme y colaborar en un proyecto en Nicaragua, y sin ninguna duda, ha sido una experiencia inolvidable. 
Hace días que pienso en cómo puedo explicar aquello que me ha aportado esta experiencia, y sintiéndolo mucho, no tengo palabras, jamás lo podría plasmar en unas frases. 
Lo único que puedo hacer es animar a aquellas personas que de verdad quieren aportar su granito de arena en un proyecto de voluntariado, Nicaragua es un país precioso, la gente muy amable, el trato recibido por parte del proyecto y todas las personas que colaboran es cálido y amable.
Mario, Jahima, Nicaragua, su gente, la escuela y los niños me han regalado una de las experiencias más bonitas vividas hasta día de hoy, y sin ninguna duda, si tengo la oportunidad lo repetiré.
Mil gracias"
 
                                                      
 
                                                                                 - 20 Marzo 2017-

Katharina: "Hace muchos años tenía un sueño hacer un voluntariado. Finalmente, después de estudios y mucho trabajo decidí con 32 años que mi vida necesita un cambio. Me pregunté: que sueño tienes que todavía no has realizado? Ahora pienso que está pregunta es la mejora de mi vida. Unas meses después ya estaba colaborando en un proyecto educativo en Cuzco, Peru. 

Siempre voy a recordar al primer día de mi voluntariado. Llegué a una casa llena de amor, de sonrisas, de esperanza y de vida. Los niños estaban jugando con los voluntarios quienes daban todo su cariño para diversificar las actividades de los niños. 
 
En mi opinión el proyecto era organizado muy profesionalmente. Había horario que implicaba tareas, ciertos grupos de interés, reuniones donde ambos los niños y los voluntarios participaban y contribuiban en manera de cantar, bailar, hacer teatros, hablar y compartir las experiencias, los deseos, las dudas y las agradecimientos.  
En las reunions los niños hablaban de sus familias, de sus problemas o de sus miedos y la mayoría del tiempo, había momentos muy emotivos...Estos momentos cambiaron la percepción de mi vida. Me di cuenta que tengo que agradecer más de lo que tengo y apoyar los que tienen menos. 
 
Ademas de aprender de los niños aprendí mucho de los otros voluntarios. A mi me impresionó mucho la actitud ante la vida de voluntarios más jóvenes, su deseo fuerte a cambiar el mundo y tener influencia grande en la vida de los niños. Había también voluntarios con experiencia de psicología, que organizaron talleres para voluntarios que ayudaron a reflejar y a aprender la actitud de los niños y también de los voluntarios. 
 
Agradezco mucho por la experiencia única de mi vida y quisiera animar a toda la gente que considera participar en un voluntariado: hagan y viven un cambio inmenso en su vida! "
 
                                                         
                                                                                   - 10 Marzo 2017 -

Pablo: "Han sido 3 semanas, que se han pasado volando, desde el primer día la coordinadora tuvo un trato excelente conmigo, y en la escuela fue fácil adaptarse ya que los profesores también te ayudan en la adaptación. Además tuve la gran suerte de coincidir con otras 2 personas de ONGVoluntariado que hicieron que la estancia y la experiencia fuese aún mejor.
Los niños en la escuela, que decir! que son fantásticos!, aprendes mucho de ellos y al final del proyecto son como una pequeña  parte de tu familia. 
La escuela necesita de mucha ayuda para todos esos niñ@s, por lo que recomiendo a cualquiera que no tenga miedo de probar, ya que merece la pena un 200%.
Sin duda una experiencia que repetiría, al final me quedé con ganas de quedarme más tiempo, pero lamentablemente no podía".
 
 
                                                        
                                                                                       - 25 Marzo 2017 -

Marta: "Para mí la experiencia del voluntariado es algo vital, te ayuda en tu desarrollo como persona y te ayuda a abrir tu mente a la realidad de un planeta donde sigue habiendo muchísimas deficiencias, e injusticias con la que conviven día a día en un país como Guatemala.

Sinceramente conmovido las historias de los niños que he ido a ayudar, y sé que tengo que repetir la experiencia en cuanto pueda. Los niños de Guatemala que he podido conocer, por mi proyecto y por visitar el de mi compañera voluntaria, son pobres en cuanto a dinero, pero sin duda ricos en sonrisas y muchísimo amor que te transmiten desde el primer día… y sin duda te roban el corazón casi sin que te des cuenta. Estas tres semanas se me han pasado volando, y en cierta parte te vas con mucha pena. Pena de no saber si podrán seguir el camino que les corresponde como niños que son y adultos que serán.

En conclusión, repetiré la experiencia de voluntariado cada vez que pueda, por que ayudar a estos niños es una de las experiencias más gratificantes que he podido obtener, y si entre todos podemos ayudar….deberíamos intentar poner nuestro granito de arena para poco a poco cambiar el mundo"

 

                                                                                 

                                                                                       - 15 Marzo 2017 -


Claudia: "Soy Claudia de 24 años. Siempre quise hacer un voluntariado pero nunca me atrevía a ponerlo en marcha hasta que un día en una conversación con un amigo me dijo “¿y por qué no?” y creo que ese fue el momento en el que me cambió el chip y decidí llevar a cabo algo que no sabía cómo iba a salir pero que a día de hoy es lo más bonito y fascinante que he hecho en mi vida. El hecho de dar con ONGVoluntariado me hicieron las cosas más fáciles gracias a las rápidas y pacientes respuestas a mis múltiples dudas. Cuando ya faltaban pocas semanas para el viaje nada más que hacía dudar y preguntarme si no se me había ido mucho la cabeza yéndome 5 semanas, he de reconocer que tenía miedo a pesar de ir acompañada aunque estos tardaron poco en disiparse y pasé a no querer que llegase nunca el día de la vuelta.
 
La casa donde vivimos era genial pero más aun los anfitriones, un matrimonio que nos hizo sentir como en casa en todo momento.  El proyecto en el que estaba era la Clínica Médica/bebés desnutridos ya que buscaba algo relacionado con la salud pues terminé medicina el año pasado. La verdad es que no encuentro las palabras que definan bien todo lo que he sentido y vivido el tiempo que he estado allí. Lo que nosotros hacíamos era ayudar en el cuidado de los niños, darles de comer, bañarlos,  jugar con ellos, pero sobre todo darles mucho amor sobre todo a aquellos cuyas madres no estaban. A mí me conquistaron desde el minuto uno tanto los niños que estaban ingresados como las madres tan luchadoras que pasaban allí día y noche con sus pequeños, a pesar de la situación en la que se encontraban siempre estaban ahí para recibirte con los brazos abiertos y con una gran sonrisa, es imposible no acabar queriéndolos.
 
A todo el mundo que me pregunta le digo que hacer algo así es altamente recomendable, da igual la edad que tengas, que seas médico o ingeniero, allí lo principal es que tengas ganas de echar una mano y de dar mucho cariño porque lo cierto es que siempre hace falta voluntarios. Han sido las mejores 5 semanas que he vivido jamás, sienta tan bien sentirte útil y ver que con un abrazo o simplemente prestarle atención a un niño es suficiente para que se les ponga la mayor sonrisa que hayas visto jamás. Ha pasado un mes desde que volví y aun se me saltan las lágrimas cuando hablo de mi experiencia. Ya estoy ontando los días para poder volver".
 
                          
 
                                                                                   - 10 Marzo 2017 -

Isabella: "Para mí, tal vez ser voluntario no es algo completamente nuevo. El gusto por el servicio social, las ganas de ayudar, esas ya las tenía. Pero convivir y conocer tanta gente tan diferente y al mismo tiempo tan igual a mí fue una experiencia increíble. Estuvimos en un proyecto basado en la igualdad, la paz y la tolerancia, y eso mismo se veía reflejado en nosotros. Inicialmente, yo iba a colaborar en un proyecto, pero mientras lo hacía crecí muchísimo como persona y me llevo un tesoro grandísimo. Esto es algo que todos deberíamos hacer, aunque sea una vez en la vida, y personalmente yo quiero seguir haciéndolo muchas veces más" 

 

                                                       

                                                                                - 20 Diciembre 2016 -


Javier: "Durante muchos meses realizar un voluntariado fuera de España fue mi ilusión. Y como en todo camino siempre hay dudas, hay baches, y momentos en los que te dan ganas de hacer caso al miedo y darte media vuelta. Hago hincapié en ello porque sé que mucha gente tiene la voluntad de hacerlo, tiene la curiosidad y cuando solo falta dar ese último paso, lo das hacia atrás. 

 

Si por un casual alguien me lee y está en ese punto, solo puedo darte mi experiencia. Y mi experiencia se resume en agradecimientos. Gracias por enseñarme que aún quedan lugares donde no importa tu edad o tu formación, solo tu deseo de arrimar el hombro. Gracias porque, justo como imaginaba, por cada pequeña lección que he dado me he llevado 6 o 7 cada vez, y acompañadas de una gran sonrisa, que siempre entra mejor. Gracias por hacerme sentir como en casa a apenas 8000 kilómetros de donde siempre he vivido, el mérito merecía ser mencionado. 

 

Pero ante todo gracias porque he comprobado que la mentira tiene las patas muy cortas, pero más las tiene quién no se mueve del sitio para comprobarlas. Porque te pasas la vida absorbiendo prejuicios, oyendo lo que ha oído uno, y otro, y el de más allá. Historias que más tarde se transforman en las excusas que te alejan de cumplir un sueño. Bueno, yo he estado allí, y ahora de vuelta no hay día que no me acuerde con cariño y con ganas de seguir dándome la oportunidad de poner a prueba lo que oigo, de ponerme a prueba a mí mismo. 

 

Si estás en ese punto, mi experiencia es que a cada persona que conocí en Nicaragua me recibió con los brazos abiertos y me despidió con ellos cerrados, para que me quedase compartiendo con ellos un poco más. Pero, como por suerte hay personas con el talento para sintetizar en pocas palabras un sentimiento tan grande, dejaremos que hable otra con más capacidad por mí.  "Muere lentamente quien se transforma en esclavo del hábito, repitiendo todos los días los mismos senderos, quien no cambia de rutina, no se arriesga a vestir un nuevo color o no conversa con desconocidos. (…) Muere lentamente quien no cambia de vida cuando está insatisfecho con su trabajo o su amor, quien no arriesga lo seguro por lo incierto para ir detrás de un sueño, quien no se permite, al menos una vez en la vida, huir de los consejos sensatos" (Martha Medeiros)".

 

                                                   

 

- 15 Septiembre 2016 -

 


María: " Todos tenemos en la mente la idea de hacer un voluntariado para ayudar a aquellas personas que lo necesitan pero tras mi experiencia en el proyecto de la Escuela Inclusiva en Nicaragua, considero que mientras ayudas aprendes más que enseñas, vuelves con la mochila llena de recuerdos, de detalles, de anécdotas que nunca podrás olvidar: con los niños, con la familia de acogida, con los compañeros, con la gente nueva que conoces… 

 

Nunca pensé que daría el paso de viajar sola a un país como Nicaragua para hacer un voluntariado aunque siempre fue una idea que me rondaba por la cabeza pero una vez ya de vuelta a España, de volver a la rutina, me siento realizada con ganas de buscar otro voluntariado donde poder compartir conocimientos y sentimientos".

 

                                                   

                                                                                  - 1 Septiembre 2016 -

 


Almudena"Desde hacía muchos años, la idea de hacer un voluntariado a algún país de América del Sur o América Central había estado rondándome la cabeza, así que este año, después de mirar mucho en Internet encontré ONGVoluntariado. Al principio, como todo el mundo, tienes muchas dudas sobre la organización de la ONG o si el proyecto que eliges puede ser o no el correcto, pero después de conocer y hablar con la Asociación, las inseguridades y miedos cambiaron hacia un convencimiento en aquello que íbamos a hacer.

 

                       

 

Viajar a Guatemala y formar parte durante tres semanas en el proyecto Educativo de niños de capacidades especiales en Guatemala. Ha sido una de las experiencias más increíbles e inolvidables que he vivido hasta el momento. Desde la Asociación no se cansaban de decirnos “Hay que ir con la mente abierta y con ganas de aprender” y no le faltaba razón. El cariño, la solidaridad, el compañerismo que allí se respira entre voluntarios y docentes y entre los propios niños/as que allí estudian es latente en cada uno de sus salones. Como docente que soy, puedo asegurar que he aprendido muchísimo, pero a nivel personal, el afecto y el amor que recibes y que das, supera con creces todas las expectativas que desde España te creas.

Estoy segura que un futuro no muy lejano volveré para seguir aprendiendo y creciendo a nivel personal porque “esto” engancha.

¡Muchas Gracias! "                                                                                            

                                                                                  - 13  Agosto 2016 -
                                                    

Marivy: "Mi idea de un voluntariado era dar y ayudar a los más necesitados. Quién me iba a decir que estaba equivocada y recibiría mucho más de lo que yo di?  Realmente quién es el necesitado? No hablo de cosas materiales sino de algo más profundo, aquello que esta dentro de todos nosotros y olvidamos con mucha facilidad, los pequeños detalles del día a día... un gesto, una mirada, una caricia, una mano cercana que te acompaña en el camino sin pedir nada a cambio ni dejarte caer. Esto es lo que realmente importa y vosotros lo recordáis en cada segundo que pasa.

 

Mi paso por Antigua Guatemala  ha sido la mejor decisión que he tomado en mucho tiempo, sin duda no me equivoque. Grande es el trabajo que hacen el proyecto con los niños y familias, el cual nos faltaría papel para poder ni tan siquiera dar una pincelada.

 

Agradecer a la directora del proyecto, su madre y todos los niños que me hicieron parte de su gran familia sin dudarlo desde el primer momento. Reforzar valores como la motivación, el respeto, la esperanza, la superación, la oportunidad, los sueños, el compromiso y tantos otros no es tarea fácil y vosotros dais una gran lección de ello. Gracias por hacerme sonreír, impulsarme a seguir adelante y sentirme VIVA de nuevo. Muchas son las palabras sabias y con experiencia de la directora... resalto la frase; “ no estás aquí por casualidad Marivy, todo forma parte de la vida y tú, aunque no lo sepas aún, tienes un motivo y lo descubrirás”. Gracias por tu ayuda, he dejado parte de mi corazón con vosotros y volveré para mantenerlo vivo".

 

                               

 

                                                                           - 20 Septiembre 2016 -


Claudia: "Hacía años que miraba las páginas y fotografías embobada de muchas ONG y pasaba horas imaginándome a mi misma entre niños y personas con necesidades diversas en un país desconocido y menos desarrollado. Hasta que me armé de valor y me encontré fruto de la casualidad, o tal vez del destino en un centro infantil de bebés con graves problemas de desnutrición en Guatemala.
Soy enfermera, pero para mi lo imprescindible fue tener ganas de vivir la experiencia y tener una mente abierta.  
Realicé todo tipo de funciones como alimentar a los niños, cambié pañales, barrí el suelo, les di de comer, los acostaba/levantaba, los bañaba por las mañanas y ayudé en todo lo que era necesario. A cambio recibí abrazos de desmesurado grado de felicidad, risas de verdad, de aquellas que se contagian. Aprendí con esos niños que sin hablar y algunos a penas caminar o ni siquiera gatear que es el verdadero sentido del dar sin esperar nada a cambio y recibir mucho más de lo que pude imaginar.
Fui al centro para ayudar y ser útil, pero al irme, lo hice con la sensación de haberles dado tan solo mi tiempo, optimismo y energías a cambio de aprendizaje, amor y un cariño incomparable. Supongo que es eso, recibir mucho más seguramente de lo que di. 
 
                                                        
 
Ahora en casa. Aunque fueron sólo tres semanas, fue enorme para mi crecimiento personal y mi felicidad. Solo tengo palabras bonitas y positivas para esos niños y la gente que lo hace posible. Gracias"
                                                                                                
                                                                                        - 12  Febrero 2016 -
                                                    

Estela: Llevaba muchos años deseando realizar un voluntariado en algún país donde pudiese aprender de su realidad, su cultura y actitud frente a la vida, seguro muy diferente de la que acostumbro a ver a mi alrededor. A través de ONG Voluntariado encontré el proyecto de salud que estaba buscando de bebés desnutridos, en Guatemala. Yo soy fisioterapeuta especializada en suelo pélvico y trabajo con mamás, a las que veo cómo se agobian porque todo lo que les brindan a sus hijos les parece insuficiente. A mi me apetecía ver qué necesidades reales tiene un ser humano desde su infancia, y este proyecto me pareció perfecto para ello. Lo que vi es que los niños necesitan alimento, higiene, salud, estimulación, y AMOR, MUCHO AMOR. Llegué con muchísimas ganas de aportar, de recibir, de respetar  y de regalar amor e ilusión allá donde fuese. Pude realizar mi trabajo con los bebés, tratando su retraso en el desarrollo; con sus mamás, enseñándolas a recuperarse tras los partos; y también con algunos niños especiales de otro proyecto, con técnicas de relajación. Para mi ha sido una experiencia inolvidable, cargada de emoción y felicidad; son personas admirables de las que podemos aprender muchísimo.

 

                   

 

Sin duda, lo recomiendo a cualquier persona, porque todos estamos en el mismo mundo, y ayudarnos entre todos es algo muy bonito, y esencial."

                                                                                - 8 Julio 2016 -


Deborah: "Mi experiencia en este voluntariado ha sido increíble, no tendría palabras para describir como me he sentido. Tanto la Asociación, casa de familia como el proyecto de niños me han hecho sentir una más, no he echado de menos mi casa, me he sentido plena y me he sentido más yo que nunca gracias al cariño de todos. De cada uno de las personas que he conocido he aprendido que el corazón también aprende, a ser mejor.  Desde aquí, ¡GRACIAS! sin todos ellos, solo hubiera sido una simple ciudad… "

 
                                                                                                        
                                                         
                                                                                              
                                                                                  - 1 Octubre 2016 -
                                                    

Rosa: Me decidí a realizar el voluntariado porque era algo pendiente en mi vida. El desconocimiento de este tipo de viaje, de la situación que me encontraría, tanto en la Escuela como en el pais, me producian un poco de inquietud. Nada mas llegar me dí cuenta de que aquello me iba a reportar mas beneficio a mi del que yo podía dar. Y asi fué; el trato recibido, la ingenuidad de esos niños, la ilusión en las actividades que se desarrollaban en el centro, la alegría que desprendían y las eternas sonrisas, han hecho que mi estancia alli fuera una de las mejores de mi vida. 

 

No no me arrepiento, al contrario me apena no haber tenido el valor de haberlo hecho antes.  No se si mi presencia alli les ha servido algo, espero que si; lo que si que se es que ellos me han servido y aportado algo muy importante en mi vida.

 

Gracias y mil gracias"

                                                       

- 28 Octubre 2016 -


Melanie: "Mi experiencia como voluntaria en Nicaragua ha sido increíblemente fantástica y me ha aportado infinidad de cosas positivas en muchísimos aspectos. Aunque sí es verdad que he puesto mi pequeño granito de arena dentro del proyecto en la escuela, no es nada comparado con todo lo que he aprendido y lo que me han aportado las personas que he conocido durante este viaje. Siempre me he sentido muy acogida, tanto por los responsables del proyecto, como por la familia con la que conviví, así como por las diferentes personas que fui conociendo durante mis días en Nicaragua. Animo a cualquier persona a realizar un voluntariado así o de cualquier tipo, porque si más no, una experiencia así también es parte de un ejercicio enorme de conocimiento y superación personal. Gracias a todos los que habéis hecho posible que esta experiencia sea inolvidable".

 

                                             

                                                                              -  1 Agosto 2016 -


 

Juan ManuelBendito el día en que decidí hacer voluntariado en Nicaragua. La experiencia ha sido muy positiva, el trato de la gente ha sido muy cercano y afectuoso, con mucho apoyo. He conocido a muy buena gente y están muy implicados en el proyecto de educación inclusiva. La estancia se me ha hecho corta y he podido conocer Nicaragua cultural y geográficamente con gente que residen aquí. Ojala que algún día pueda volver ¡¡ "

 

                                                               

                                                                                 -20 Noviembre 2016 -


 

Antonio"La experiencia como voluntario en Cuzco, Perú durante un mes fue inolvidable. Participar en un voluntario internacional es algo que no olvidaré en la vida porque he hecho realidad uno de los sueños que tenía así pero estoy seguro que no será la última vez que haga algo de este tipo. La sonrisa de los niños y niñas, la amabilidad con la que nos trataban y lo agradecidos que eran no tiene precio. Traspasar el umbral de la puerta en el centro donde se desarrollaba el proyecto educativo era entrar en un mundo ajeno al nuestro pero enseguida la alegría que hay en el ambiente te contagia una vez que entras.

 

La ayuda que les das siempre la agradecen pero los niños y niñas son muy generosos ya que te dan lecciones de vida que te cogen por sorpresa. Algunos de ellos tienen algunas carencias pero a pesar

de eso disfrutan en todo momento con los “profesores” que son los voluntarios y voluntarias. Sin duda alguna, recomiendo hacer algún tipo de voluntariado internacional porque no sólo ayudarás a los demás sino también te enriquecerás mucho más".

                                 

                      

 

                                                -1 Diciembre 2016 -

 

Sonia y David: "OngVoluntariado ha sido el punto de inicio de una experiencia completa en todos los sentidos. El acercamiento a las vidas de los niños y las personas que colaboran en el proyecto, en Cusco (Perú), nos ha permitido extender aún más nuestras fronteras mentales. Conocer nuevas historias, cada una de ellas increíble, te sigue haciendo sentir que la vida es lo mejor y más valioso que nos ha pasado; y en cada minuto que hemos compartido con la gente de este orfanato, hemos recibido lecciones de vida. Humildad, gentileza, respeto, tolerancia y, muchas, muchas sonrisas, ha hecho de nuestro paso por el proyecto, a Sònia y a mí, David, un colosal pequeño pero inolvidable período de nuestras vidas con la que hemos aprendido, hemos enseñado, y hemos crecido como personas. Ojalá cada sencilla persona del mundo decidiera en algún momento de sus vidas ayudar un poquito más, ya sea de manera puntual o periódica, porque hay muchísima gente que nos necesitan, igual que nosotros a ellos. Gracias a OngVoluntariado por la excelente labor que ha desempeñado".

 

 

                                                               

                                                                                                 - 20 Agosto 2016 -


Marina: "Hacía tiempo que por mis estudios de trabajo social, quería hacer un voluntariado y conocer varios aspectos del ámbito social desde otra perspectiva. Era la primera vez que viajaba totalmente sola durante tanto tiempo (un mes) y la verdad que ha sido la mejor experiencia que he tenido hasta ahora. Es algo que no se puede explicar con palabras, se tiene que vivir en primera persona para conocer la realidad en la que viven muchas mujeres en países latinoamericanos. Creo que todos deberíamos hacer algo así en nuestra vida, ya que te ayuda a crecer mucho como persona, y como profesional a los que nos dedicamos al mundo social. Volvería a repetir mil veces! Con muchas ganas de volver!".

 

                                                               

                                                                                    -  15 Agosto 2016 -

 

María Dolores: "Mi experiencia ha sido plena en cuanto a mis expectativas se refiere, es un tópico pero realmente me llevo mas de lo que he dado, me he sentido querida por los niños y sobre todo muy útil. El concepto en general del proyecto es muy bueno, el trato a los niños, el que no están por las calles y como se motiva para que aprendan temas como los derechos humanos, la libertad de expresión, la violencia de género y que además según las edades de los niños, se exprese de una manera o de otra, es decir, mediante juegos, bailes, talleres, estudio, música..., etc. Luego el compartir con otros voluntarios nuestras experiencias, ha sido realmente maravilloso..."                                                                                                                                                                                                                                                       

                                                           

 

                                                                              - 1 Diciembre 2016 -


Virginia"Tic , tac, tic ,tac… ¿ alguna vez has sentido que debes para el reloj de tu vida y establecer de nuevo tus prioridades?. Pues bien, me dedico al mundo de la banca, sector que  me confirma diariamente aquel camino que nuestra Sociedad nos señala como Felicidad: acumular dinero, posicionamiento social y éxito laboral. Un día sentí ese salpullido que pica, que te advierte que algo no va bien y te mueve a buscar un calmante duradero.

Quizá este sentimiento fue lo que me llevó a Guatemala. Desde el primer día que aterricé en esas tierras, noté algo distinto; la hospitalidad de sus gentes, su amabilidad, alegría… contrastaba  con el mundo negro que describían las webs. 

 

             

 

Llegué a un hogar Guatemalteco dónde me acogieron con los brazos abiertos y me  aportaron la visión de una familia que lucha día a día por ser feliz, conservando sus principios y convicciones, sin miedo al fracaso o las contradicciones.  Al día siguiente comencé mi ansiado proyecto en un colegio de niños especiales, niños mágicos que aún teniendo dificultades (autismo, ceguera, parálisis…) me regalaron su don más preciado, su AMOR DESINTERESADO y su entrega absoluta ¡¡ Nunca he recibido tantos abrazos como allí!. Compartí esos días con maravillosos voluntarios que como yo, íbamos a darlo todo, pero sobre todo aprendí de docentes que con escasos medios , realizan una labor encomiable y repleta de entrega. 
Guatemala me ha regalado infinidad de momentos inolvidables. Todo ello no hubiera sido posible sin el EXCELENTE trabajo de OngVoluntariado, muchas fueron mis dudas al emprender esta aventura pero antes, durante  y después de mi estancia, esta Asociación ha estado siempre a mi lado. Su profesionalidad y seriedad rebasaron mis expectativas. 
Gracias Guatemala por parar ese reloj, por sumergirme en un mundo en el que vuelves a recordar lo esencial de nuestro paso por la vida… Ese tic, tac …vuelve a funcionar"
 
                                                                                                        
                                                                                                                                            
                                                                                   - 1  Agosto 2016 -
                                                    

Aida: "Todos los voluntarios, cuando terminamos nuestro camino en el proyecto, pensamos que han sido los niños los que nos han ayudado a nosotros más que nosotros a ellos. En algún momento, todos hemos tenido la sensación de que no podíamos hacer nada por esos niños cuando éramos conscientes de las situaciones difíciles con las que tienen que lidiar todos los días en sus familias y escuelas. El tener la oportunidad de acompañar a esos niños con afecto y amor incondicional ya genera cambios positivos en ellos, a pesar de que no podamos verlo. Por ello es tan importante la labor que desarrollamos todos los voluntarios en los distintos proyectos de cooperación"

 

                                                         

                                                                               - 10 Diciembre 2016 -


Mireia: "Gracias al proyecto de Nicaragua que participé y muchas gracias porque he vivido las mejores experiencias de mi vida. El tiempo es lo mejor que podemos regalar, porque es lo más valioso que tenemos y nunca lo volveremos a recuperar. Invertirlo en un proyecto de Cooperación en Nicaragua ha sido la mejor decisión que hemos tomado.  Pero hay un regalo más grande que todo esto y es lo que hemos recibido nosotros de los nicaragüenses.
 
Hemos aprendido a ver la educación desde otro punto de vista y ahora tenemos la oportunidad de hacer en nuestro país eso que más nos gusta. Hemos conocido una cultura y una manera muy diferente a la nuestra. El objetivo es no olvidarlo cuando nos encontremos inmersos en el consumismo de nuestro país. Hemos aprendido que se puede vivir feliz teniendo mucho menos y que existe una manera de vivir más feliz. Hemos aprendido a compartir más, a quejarnos menos y a ser más humanos ya que son las relaciones con los otros lo que realmente te hacen grande.
 
Hemos disfrutado del amor incondicional de los niños y de los lazos de amistad, también de profesores, voluntarios y voluntarias. Estoy convencida que sin esta experiencia sin lugar a duda no seríamos los mismos" .
 
 
 
                                                            
                                                                                                          

                                                                                      - 15 Marzo 2016-


Marta: "Seis de la mañana, tres de la tarde y nueve de la noche: tres horas al día en las que imágenes devastadoras de este injusto mundo llegan a nuestras retinas. Tres horas que pueden, y quiero pensar, que remueven consciencias pero que son totalmente insuficientes para adentrarte en la cruda realidad de esas personas.

Tras muchos años reaccionando frente a esas noticias con simples pensamientos de tristeza, rabia e impotencia, decidí emprender un camino con rumbo a lo desconocido. Tal vez por mi profesión, tal vez por mi situación actual o por cientos de posibles tal vez cargué la mochila a mi espalda rebosada de material pero sobretodo de ilusión. Así inicié mi viaje, pero jamás pensé que esa misma mochila volvería tan llena de tantas historias de esfuerzo, lucha, superación, resignación, entusiasmo y amor, muchísimo amor.

 

                                   

 

Durante un mes he vivido experiencias inolvidables. Durante la primera semana mi trabajo consistió en conseguir los diagnósticos, observar y valorar a los niños, ya que no disponía de ningún tipo de informe médico.  Una vez dispones de las pautas de tratamiento es fácil, es para lo que te han formado durante cuatro años. Lo realmente difícil es conseguir que esa rehabilitación, esencial para muchos de ellos, siga de por vida. Para solucionar esto, me involucré en el entorno familiar de estos niños para enseñar a los padres cómo ejercer de fisioterapeutas. Estas visitas a las casas tenían dos objetivos claros: el primero enseñar los ejercicios y el segundo que los padres recibieran apoyo.

He querido explicar este ejemplo de “iniciativa” que tuve para motivar a la gente y decir que simplemente con tiempo y ganas en estos países se puede hacer mucho. Para esto es necesario dar un paso adelante y dejar atrás la adorable zona de confort que nos atrapa y así dejar de escuchar la frase que tanto escuché antes de cambiar mi invierno por verano: Marta, ¡estas loca! ¿Tú sabes dónde vas…?"

 
                                                                                                  
                                                                                          - 12  Marzo 2016 -
                                                    

         

 

Joan: "Después de mi paso por los diferentes proyectos realizando formaciones de electricidad básica, valoro muy positivamente mi trabajo y el resultado del mismo, por el acierto de tener claro cuál era el proyecto que iba a aplicar a quien iba a dar la formación y donde lo iba a aplicar, creo que estos son tres conceptos báiscos para el éxito del mismo. El resto son ítems altamente enriquecedores a nivel humano, y que debemos dar las gracias a estos proyectos que nos permitan este enriquecimiento personal". 

 

                                                                          - 1 Diciembre 2015-


Rocío"Tengo un recuerdo maravilloso de mi paso por la Fundación. Desde que decidí hacer el voluntariado todo fue rodado: la comunicación con la responsable del proyecto fue muy fluída e incluso hablamos unos días antes de que yo llegara. Una vez allí viendo el perfil de los otros voluntarios me dió cierta inseguridad ya que la mayoría tenían largas estancias y eran educadores. Yo estuve 3 semanas y no soy maestra, pero desde desde un inicio me apoyaron y me incluyeron en todo momento e incluso pude llevar un mini proyecto!. El trato personal fue excelente y en tan poquito yo me sentí en familia.

Sin duda es una experiencia que recomiendo, para mi todo el empeño y esfuerzo que invertí en ir a Nicaragua como voluntaria fue recompensado con creces. De hecho me encantaría volver cuando tenga oportunidad"

 
                         
 

                                                                                  - 15 Octubre 2015-


Laura: "Me llevo mucho, más de lo que pensaba en un principio allí, al volver a España he observado que han quedado huellas profundas interiormente, sobre todo de algunos niños que me han marcado bastante y han hecho que vea ciertas cosas de diferente manera...

 

Ha sido corto pero muy intenso y he aprendido sobre todo el reto de enseñar con tan pocos recursos y el amor que se les ofrece a esos niños y el que ellos se dan entre si y el que te dan a ti... allí todo se vive más intensamente  que aquí en España y he también es una de las cosas que me llevo, osea que estoy muy feliz de haber dado este paso y volvería a repetirlo sin duda"

  

                                                                           

-15 Septiembre 2015-


                                            

 

Paula: "Aunque sea muy joven, desde hacía varios años sabía que quería hacer un voluntariado. No estaba segura de qué tipo, ni dónde, pero sí que quería aportar algo, por muy pequeño que fuera. Finalmente este año me decidí, busque durante un par de meses, hasta que encontré, por casualidad, a ONGVoluntariado. Estoy muy agradecida por todo, desde el primer contacto me fueron facilitando toda la información necesaria y no dejaron de preocuparse por todo hasta mi último día en Nicaragua. Iba con miedo, para qué mentir, pero fueron tres semanas memorables.

No sabía casi nada sobre la escuela y me sorprendieron gratamente. El cariño y el esfuerzo que ponen en todo para ayudar a los niños y hacer que la escuela funcione son admirables. No voy a olvidar, tampoco, el trato por parte de todas las personas que he tenido el placer de conocer, con las que he tenido el placer de compartir momentos, desde el primer día me hicieron sentir parte de ellos. Es una experiencia que te cambia el mundo, creo que todos deberíamos vivir algo así. Sin dudarlo, repetiría mil veces"
 
                                                                                       -14 Agosto 2015-

María Ángeles: "La idea de vivir una experiencia como voluntaria llevaba mucho tiempo en mi cabeza y se había quedado ahí por diversos motivos. Este año disponía del tiempo y un amigo con su experiencia me dio la pista de cómo empezar la mía. Quería ir a un sitio donde realmente necesitaran la ayuda. Inicié la búsqueda, encontré a ONGVoluntariado y el resto, con su ayuda y buen trato, fue muy fácil.Destino:

Proyecto de niños huérfanos y construcción en Guatemala. El país es un paraíso desconocido y su gente... con los buenos días y las sonrisas con las que te encuentras al subir al bus, ya puedes adivinar cómo son. Te dan todo lo que tienen.El proyecto en el que participé contribuía a la educación de los niños de forma integral, ya que implicaba ayuda a los niños y sus familias en todos los aspectos. Sus directores son excelentes personas y hacen una gran labor.

La experiencia en la construcción fue dura al principio, puesto que no estaba habituada. Sin embargo, estuvo recompensada por todo lo que pude aprender y por la satisfacción al ver el trabajo terminado.                                                                                                                        

La experiencia con los niños, lo mejor de todo. Les encanta aprender y siempre expectantes de ver las tareas que les poníamos. ¿Y Cómo corresponder todos esos abrazos, sonrisas, miradas o alegría transmitida? Espero seguir formando parte de ese proyecto de una forma u otra. Ha sido un sueño hecho realidad. Acabo de despertar de él y ya estoy deseando de volverme a dormir."

                                       

                                                                               - 5 Agosto 2015-


Isaac: "la decisión de vivir esta experiencia era algo que siempre tienes en mente pero por falta de decisión y excusas, nunca lo acabas haciendo. Había mirado mucho por mi cuenta pero muchos proyectos sin conocerlos y dependiendo la zona la verdad que no son muy recomendables ir, por recomendación una persona que conocía había participado con ONGVoluntariado y no tuvo ningún problema, toda la gestión y la coordinación con ellos fueron muy sencillas. Participé en un proyecto ubicado en una comunidad muy cerca de Cusco, Perú y aproveché para hacer ruta por Centro América.
Estuve dando clases de inglés, talleres y actividades deportivas. Básicamente hacía las tareas que más agusto y útil me sentía. Ya ha pasado un tiempo de cuando hice el voluntariado y mi cabeza en muchas ocasiones sigue ahí, fue un recuerdo inolvidable. Compartir con otra cultura muy distinta a la nuestra, aprender de otras costumbres...la verdad es que te cambia el chip para bien en muchos aspectos de tu vida. Me encantaría poder ir a visitarles en otra ocasión y espero que este pequeño proyecto pueda recibir ayuda de cualquier tipo y puedan llegar más voluntarios ya que para su subsistencia mucha falta hace."

 

- 20 Noviembre 2014-


Jara: "participé en un programa de voluntariado en una comunidad en Nicaragua. Ya había estado en Latinoamérica pero Nicaragua era un país pendiente en mi lista y justo allí me ofrecían un voluntariado que encajaba con lo que estaba buscando. Trabajé en un proyecto con niños con ciertas minusvalías, aunque anteriormente ya había trabajado en esta área en un primer momento impacta ver los pocos recursos que disponen para poder ayudar a los niños. Hicimos un plan de trabajo con el equipo durante el tiempo que estuve, como si fuera uno más de ellos desde el primer momento que llegué. El trabajo que hice con ellos fue una recompensa interna para mi, el poder ayudar a terceros porque te nace de adentro sin más. También acabas valorando mucho más lo que tienes en “tu mundo” viendo a personas tan desfavorecidas y a pesar de ello viven felices; uno mismo con todo lo que tiene y en muchas ocasiones no acabas de estar del todo contento.

 

- 8 Octubre 2014- 


Jose:"Me encanta viajar pero en esta ocasión quise hacer algo diferente, no los típicos viajes a los que estaba acostumbrado sinó algo más productivo tanto para mi como para otras personas. Nunca había salido de Europa, quería cruzar el charco, como se suele decir e ir a Latinoamérica. Participé en un proyecto de Perú en una comunidad rural con niños y adolescentes que viven allí. Estuve cerca de 1 mes. Al principio estaba descolocado por el choque cultural que encuentras pero con la alegría y la gran acogida que me dieron cuando llegué me hizo sentir genial y olvidar el resto. Mis funciones fueron de lo más variado, ayudaba en todo lo que podía y aquello que me sentía más útil: ayudaba con los deberes, plantar vegetales, jugar con ellos, actividades de todo tipo la verdad... 

Algunas personas me decían que toda esa zona era peligrosa y no muy recomendable viajar, pero la verdad es que todo lo contrario, en ningún momento me dió esa sensación, sino todo lo contrario así que sólo animo a todo aquel que quiera vivir una aventurilla tan gratificante como la que yo viví"

 

                                                   - 19 Agosto 2014-


Mireia:"Desde hace años me rondaba la idea de poder realizar un voluntariado en Latinoamérica y siempre encontraba algún obstáculo que me frenaba. Finalmente me lancé, y, después de buscar por diferentes vías un proyecto en el que tuviera algo que aportar, dimos con una Fundación ubicada en Nicaragua. La experiencia no ha podido ser más gratificante en el sentido más amplio de la palabra, los lugares, el trabajo, las personas, la cultura, la acogida, el proyecto en sí, la ilusión, el contraste y la maravillosa sensación de que estás aportando cosas reales por mejorar la vida de otras personas y la propia! Puede sonar tópico, pero no son sensaciones que se pueden explicar con palabras: hay que vivirlo, sentirlo! Muchas gracias a ONGVoluntariado por el soporte, asesoramiento y trato humano que me habéis proporcionado de principio a fin!"


Alejandro:"Pues mi experiencia vivida como voluntario fue muy completa, pensaba que se me iba hacer muy larga la estancia en un país de Centroamérica pero al final todo lo contrario, se me hizo muy corta! Estuve en total 4 meses y realmente lo vivido en todos los sentidos fue muy gratificante para mi. En la casa de familia donde me alojé pude conocer las costumbres de los guatemaltecos, su gastronomía... y convivir de una manera diferente con ellos. Estuve en la pequeña ciudad colonial de Antigua, preciosa por cierto, y acudía a un proyecto que estaba a unos 25 min en autobús. Es un programa de niños de diferentes edades con serias dificultades económicas y familiares, aquí realizaba diversas actividades relacionadas con la educación unas ya programadas y otras que proponíamos los voluntarios, me sentí muy útil la verdad. Es sorprendente lo que a parte de nuestra ayuda como voluntarios lo que más me sorprendí fue cosas que pude aprender de los propios niños y las familias de la comunidad que aunque suene un tópico, tienen muy poco y os aseguro que son felices;  tienen una visión de la vida diferente, eso me ha dado que pensar en muchos aspectos de mi estresante vida. Actulamente por mi trabajo me es imposible ayudarles presencialmente como me gustaría pero a través de donaciones mensuales les puedo dar una pequeña ayuda"

 

                                          - 9 Abril 2014-

 

Pere: "estaba en un momento de mi vida bastante desorientado en varios aspectos y era justo el momento de poder hacer algo más a nivel personal. Pensé la idea de hacer un proyecto de cooperación en otro país, la mayoría de los que vi era para trabajar con niños y realmente la idea de estar con niños no me motivaba mucho la verdad. Al final ONGVoluntariado me dió otras opciones para hacer programas diferentes: en tema de talleres de arte y teatro, actividades deportivas, eventos....Cada día para mi era una pequeña aventura siempre de aprendizaje y de conocer cosas nuevas; después de 2 semanas de hacer trabajos variados acabé trabajando con niños y adolescentes por voluntad propia...jajaja. Os puedo decir que mi idea era estar mes y medio y acabé colaborando casi 3 meses. La experiencia en general me gustó en muchos aspectos y a día de hoy en la distancia sigo colaborando con dicha escuela recaudando dinero y materiales, mantenemos muy buena relación y espero visitarles muy pronto"

 

                                                                              - 4 Abril 2014-