Hola,

Mi nombre es Aitor Pérez Manzano, tengo 27 años y soy de Barcelona.

Llegué a Nicaragua el 9 de marzo y desde el que pisé el país me sentí muy acogido por la gente de la organización, que ya me esperaban en la puerta del aeropuerto. Me hablaron durante el trayecto hasta la aldea sobre los diferentes proyectos que tenían abiertos y como mi perfil podía involucrarse en ellos. No me imaginaba como podía encajar en este país: diferentes culturas, diferentes formas de hablar el mismo idioma, tanta distancia de mi familia… pero estas preocupaciones se disiparon al llegar a la escuela y conocer a todos los niños y compañeros de proyecto.

Cuando empecé a trabajar en el centro todo fue muy fácil, todos ayudaban en todo lo posible, los niños iban y venían con diferentes preguntas sobre mi país, mi forma de hablar, y mi aspecto físico (los tatuajes y los pírsines les sorprendían mucho) y rápidamente me empezaron a hacerme participe de las actividades que había.

 

Voluntariado InternacionalUna de las actividades que más me han gustado en este proyecto ha sido colaborar con “Una Vida A La Ves”. Han sido las actividades que más me ha llenado, ya que he podido ayudar a chicas embarazadas a preparar y dar unos pocos conocimientos y hacer que pasen un buen rato con actividades y charlas durante la semana.

Mi participación en la clínica me ha motivado a volver a centrarme en la sanidad, dejándome ayudar en la preparación de pacientes, toma de constantes, tallajes, pruebas de malaria y tuberculosis, vacunas, etc. Me hicieron sentir como un enfermero de la clínica.

Estos 3 meses se me han pasado como un suspiro, me he sentido muy cómodo y arropado por la gente de todo el pueblo, no me he encontrado ningún problema ni enfrentamiento con nadie, todos son muy acogedores. Solo puedo decir que espero que no sea la única que vez que vengo a colaborar con ellos, porque ha sido una de las mejores experiencias de mi vida.