«Ha sido una experiencia totalmente distinta a cualquier otra. Tuvimos un cambio radical en la forma de vivir, pasas de estar acostumbrado a vivir en la ciudad, a vivir en medio de la selva, con las condiciones básicas. Tienes que acostumbrarte a la nueva dieta, sin carne ni pescado. Pero merece la pena.

Es una gran satisfacción cuando liberas a los tortugas-bebé al mar, y cuando después de estar horas andando por la playa que ya notas el cansancio te encuentras con una tortuga a la que tienes que ayudar mientras pone los huevos y luego llevarlos rápidamente al vivero para enterrarlos.

En mi caso. La mejor experiencia de todas es cuando nacen las tortuguitas, y luego las llevas a la playa a liberarlas al mar.

Recomiendo totalmente esta experiencia, y si en algún momento puedo volver a realizar este voluntariado, volvería a hacerlo»

 

-ONGVoluntariado-testimonio-voluntario-voluntariado-internacional