ONGVoluntariado-voluntario-voluntariado-internacional

«La experiencia como voluntario en Cuzco, Perú durante un mes fue inolvidable. Participar en un voluntario internacional es algo que no olvidaré en la vida porque he hecho realidad uno de los sueños que tenía así pero estoy seguro que no será la última vez que haga algo de este tipo. La sonrisa de los niños y niñas, la amabilidad con la que nos trataban y lo agradecidos que eran no tiene precio. Traspasar el umbral de la puerta en el centro donde se desarrollaba el proyecto educativo era entrar en un mundo ajeno al nuestro pero enseguida la alegría que hay en el ambiente te contagia una vez que entras.

La ayuda que les das siempre la agradecen pero los niños y niñas son muy generosos ya que te dan lecciones de vida que te cogen por sorpresa. Algunos de ellos tienen algunas carencias pero a pesar de eso disfrutan en todo momento con los “profesores” que son los voluntarios y voluntarias. Sin duda alguna, recomiendo hacer algún tipo de voluntariado internacional porque no sólo ayudarás a los demás sino también te enriquecerás mucho más».