«Buenas, me llamo Carla y tengo 24 años. Quería compartir con vosotros mi experiencia como voluntaria en el proyecto en Guatemala, concretamente situado en Antigua Guatemala. Decidí irme de voluntariado porque quería vivir nuevas experiencias, cruzar el charco por primera vez y además sola! Pudiendo compartir mi tiempo allí con niños, que son un colectivo que me encantan. 

Me recomendaron tener la mente abierta y así hice, la cultura es diferente, la calma es un valor que se lleva por bandera acompañado quizá de la religión como forma de vida, pero la generosidad, alegría y belleza también me ha acompañado en el casi mes que he podido disfrutar allí. Guatemala es hermosura acompañada de contrastes, contrastes de un país en vías de desarrollo en el que el agua no es potable, hay sobre natalidad y desnutrición, o precios desmesurados para la gente local… Pero siempre irán acompañados de una frase «No tenga pena seño», la cual te hace sonreír para seguir adelante.

Intentando ser algo más concreta, podría decir que el acogimiento familiar me hizo sentir una más de la familia, la sobremesa estaba llena de aprendizaje compartiendo vivencias de diferentes puntos de vista, y estaban ahí siempre que lo necesitarás. No puede faltar la mención de mis compañeras voluntarias, sin lugar a duda ese viaje no habría sido igual sin ellas, ya que éramos una pequeña familia que formamos que nos acompañamos en el día a día, ya no sólo en el proyecto sino también en las salidas. Con esto decir, que Antigua es una ciudad llena de vida, en la que merece la pena  perderte en sus calles numeradas y empedradas, disfrutando sus casas de colores y sus múltiples establecimientos llenos de alegría y buena música. 

ONGVoluntariado-testimonio-voluntario-voluntariado-internacionalPor último, pero no menos importante, decir que el proyecto me gustó mucho, fui en etapa no escolar por lo que el día a día era acompañar en el juego, pero pude calar en algunos menores y pudieron compartir conmigo sus inquietudes, dudas o preocupaciones; me encantó poder brindarles un punto de vista diferente a lo que conocen para así apreciar que en la vida hay un amplio abanico de posibilidades aunque su realidad pueda estar más limitada.

Así pues, puedo decir que me ha encantado mi experiencia como voluntaria, y que la recomiendo cien por cien, ya que se me ha pasado en un abrir y cerrar de ojos, que ha parecido una fantasía que merece la pena vivir, y si a alguien le ayuda leer esto le diré que no tenga miedo o respeto en vivir esto porque estoy segura que le merecerá la pena. Además el trato de la ONGVoluntariado ayuda en todo el proceso y te da confianza y estabilidad en ella, resaltando el papel de Mario para cual duda o gestión.

Por todo ello, gracias y un saludo, estoy segura que volveremos a coincidir pronto!!»