ONGVoluntariado-testimonio-voluntario-voluntariado-internacional«Considero que mi experiencia ha sido enriquecedora en muchos sentidos, estuve con niños que tienen capacidades educativas especiales, a los cuáles considero seres sinceros y desinteresados además de ser e

ntregados con la gente que apenas conocen. Esto hace que la relación fluya sin esfuerzo y te puedas abrir a la experiencia al máximo.
Cuando ofreces tu ayuda de forma gratuita, se forjan unas sinergias entre las personas que hacen que cambies inconscientemente el modo tanto de ver cómo de hacer las cosas.
En mí caso, a nivel personal me dí cuenta que: «siempre existen mil formas de hacer una cosa y de eso muchas veces no somos conscientes».
Digamos que tenemos mayor flexibilidad al trabajar con gente que está dispuesta a recibir tu ayuda sin más.
A nivel profesional, como psicóloga en salud mental, también me hizo ver desde otros prismas ciertos problemas y trastornos, además de sentirme útil ayudando y orientando en todo lo que pude al respecto.
Respecto al acogimiento que tuvimos mis compañeros y yo en la casa de los voluntarios sin palabras, además de apreciar más el calor humano y el ambiente hogareño cuando estás lejos de casa, en este caso, se consiguió crear un ambiente de familia y sin conocernos de nada. La casa era preciosa y bien cuidada, la comida perfecta, deliciosa e  inigualable, mejor que en cualquier restaurante.
Decir que las personas con las que compartí hogar tanto los dueños como los otros voluntarios, fueron personas fantásticas en todos los sentidos.
Animo a todos los que estén planteándose vivir una experiencia de voluntariado, que lo hagan sin más siempre es el momento no hay que esperar a estar preparado, se trata de abrirse a vivir experiencias únicas y conocer a gente además de recibir aprecio y cariño».