ONGVoluntariado-testimonio-voluntario-voluntariado-internacional«Llevaba muchos años deseando realizar un voluntariado en algún país donde pudiese aprender de su realidad, su cultura y actitud frente a la vida, seguro muy diferente de la que acostumbro a ver a mi alrededor. A través de ONG Voluntariado encontré el proyecto de salud que estaba buscando de bebés desnutridos, en Guatemala. Yo soy fisioterapeuta especializada en suelo pélvico y trabajo con mamás, a las que veo cómo se agobian porque todo lo que les brindan a sus hijos les parece insuficiente. A mi me apetecía ver qué necesidades reales tiene un ser humano desde su infancia, y este proyecto me pareció perfecto para ello. Lo que vi es que los niños necesitan alimento, higiene, salud, estimulación, y AMOR, MUCHO AMOR. Llegué con muchísimas ganas de aportar, de recibir, de respetar  y de regalar amor e ilusión allá donde fuese. Pude realizar mi trabajo con los bebés, tratando su retraso en el desarrollo; con sus mamás, enseñándolas a recuperarse tras los partos; y también con algunos niños especiales de otro proyecto, con técnicas de relajación. Para mi ha sido una experiencia inolvidable, cargada de emoción y felicidad; son personas admirables de las que podemos aprender muchísimo.

Sin duda, lo recomiendo a cualquier persona, porque todos estamos en el mismo mundo, y ayudarnos entre todos es algo muy bonito, y esencial.»