ONGVoluntariado-testimonio-voluntario-voluntariado-internacional«Una buena decisión fue la de realizar un voluntariado independientemente de los motivos personales que me llevaron a ello. Una aventura que me permitiera alejarme de una realidad que nunca hubiera pensado vivir. Se iniciaba con un interrogante, el desconocimiento siempre supone estar receloso y decidí dar el paso. Después de algo más de tres semanas, puedo decir que he recibido mucho más de lo que he dado, desde mis peques en la casa de mamis y sus bebés, hasta mis niñas del internado dónde intentaba orientarlas hacia sus pruebas de acceso a la universidad.
Y no sólo todo ese amor y agradecimiento de toda esa familia cuzqueña con realidades tan dispares, sino que también toda la otra familia de voluntarios que me encontré y quienes me acogieron desde el primer día como si ya me conocieran desde siempre. Con ellos era fácil todo, nos preocupábamos el uno por el otro y uno mismo se entregaba con los recién llegados para que pronto se sintieran integrados.
Una auténtica pasada, tuve muchísima suerte con todos ellos; desde Virginia y Mari Carmen que me acompañaron desde Madrid y que ya forman parte de mi vida; Marta, una niña recién salida de la universidad y con quién compartí 15 días de risas y que fué mi luz durante ese tiempo, Alberto y Pedro, amigos y compañeros de habitación, Arlen, Zoa, Bea, Esther, Marisa, Judit, Marina, Pilar, etc etc etc
A todos ellos, muchas gracias»