La gran labor que hacer todos los trabajadores del hogar, luchando cada día para llegar a cumplir el objetivo de la asociación una educación digna y una mejora en la calidad de vida de los niños más desafortunados.

La oportunidad de poder colaborar en cualquier ámbito que se desee, además de tener libre elección de poder crear e impartir un taller en mi caso, la oportunidad de poder ganar experiencia en el ámbito psicológico, cultivándome y creciendo profesionalmente a los niños que lo necesitan.

El sentirte como parte de una familia con el paso de los días tanto los trabajadores como los niños te reciben con mucho amor, sintiéndote como en casa.

Observar que cada vez la comunidad se hace más grande para así de esta manera poder abarcar a más gente necesitada.

Destacar los talleres que van dirigidos a las embarazadas y a los adolescentes con oficio, ya que se les da la oportunidad de poder crecer y aprender más allá de la escuela, labrándose un futuro y vida mejor.

El poder aprender de cada persona que he conocido en este proyecto. Cada charla me ha ayudado a mejorar como persona y valorar lo importante en la vida.

Agradeceros de corazón por darme la oportunidad de ser participe de esta gran familia.

¡Nos veremos pronto!