«Mi nombre es Mariona, tengo 27 años y he tenido la gran suerte de poder hacer un voluntariado en Guatemala recientemente en el proyecto educativo de niños de capacidades especiales.

Siempre había querido hacer un voluntariado internacional y encontré el momento de hacerlo. Nunca había viajado sola antes, y ahora puedo decir que ha sido una experiencia enriquecedora a nivel personal, he conocido gente estupenda y me llevo un muy bonito recuerdo de lo vivido.

En el proyecto fueron muy agradables con todos los voluntarios y los niños un encanto. Me hospedé en casa de familia, en una habitación individual. La familia fue muy amable y me hicieron sentir cómoda. En general podría decir que si volviera atrás volvería a ir y sólo cambiaría una cosa, iría por más tiempo.«

Voluntariado Guatemala